septiembre 25, 2021
  • septiembre 25, 2021

Serendipia: Un intruso benefactor

By on septiembre 28, 2019 0 561Views

Serendipia, isla fantástica (actual Sri Lanka, continente asiático), donde se desarrolla uno de los cuentos de Las Mil y Una Noche, texto persa del siglo XVIII. Sus protagonistas, tres príncipes del reino se les resolvían sus problemas mediante hechos fortuitos e impredecibles.

En 1754 Horace Walpole crea en inglés el neologismo Serendipity, que dio origen al término en castellano de Serendipia.

Serendipia inesperada

“Una serendipia es un descubrimiento científico afortunado o inesperado que se ha realizado accidentalmente”. “Descubrimiento o hallazgo por accidente e intuición de cosas por las que uno no se preguntaba”

En su ensayo Ciencia Básica y Ciencia Aplicada, el médico y profesor de la Universidad Autónoma de México Ruy Pérez Tamayo y también miembro de la Academia Mexicana de la Lengua. La “Serendipia es un resultado inesperado, a la sorpresa que al principio intriga y al final convence porque no era lo que esperábamos, pero con su novedad nos abre nuevas posibilidades”.

La serendipia no se sujeta a estructuras predecibles: su naturaleza misma las excluye, no porque sea irracional. Sino porque su razón de ser se basa en configuraciones que todavía no conocemos. Ya que solo empiezan a revelarse a través de su inesperada presencia”.

En sus inicios fue un término de uso frecuente, desapareciendo al pasar del tiempo. Actualmente se retoma dada la curiosidad y el interés por conocer y prestar atención a este tipo de eventos. Donde afortunadas coincidencias han propiciado soluciones y abierto oportunidades positivas, no deliberadas, ni imaginadas. Que acontecen no solo el ámbito de la ciencia sino también en el diario vivir.

Dando evidencias por sus características de que no caen en el campo de lo supersticioso, la magia o fantasía. Sino de sucesos azarosos que podríamos ubicar en un campo supra científico o meta científico.

Científicos serendípicos

De hecho los investigadores científicos son sumamente estrictos en la aplicación de la metodología en cada experimento. Sin embargo, ocurren eventos aleatorios o imprevistos ante los cuales se toman silenciosos e incrédulos. Pero que sus efectos inesperados inciden fuertemente en ellos y el resultado de sus trabajos, como fue el descubrimiento de la penicilina (1922) por Alexander Fleming. Antibiótico para la cura de infecciones que hasta hoy y durante la segunda guerra mundial salvó a miles de vidas y por el cual ganó un premio nobel.

La invención del teléfono por Graham Bell, cuyo proyecto original era crear un aparato para aumentar la audición de la sordera que padecía su esposa. La ley de gravitación universal por Isaac Newton, al observar la caída de una manzana, entre otros.

Recientemente han acontecido y continúan aconteciendo descubrimientos más sencillos pero de gran utilidad en la vida moderna. El horno microondas, los fluorescentes, el super glue, Klenex, las hojas Post-it, que surgen tras el olvido de un operario de 3M. En agregar un componente químico a un pegamento que el señor Spencer Silver había previsto fuera de alta potencia. Pues resultó lo contrario y el producto fue guardado. Un empleado de la fábrica se dio cuenta que podía utilizarlo para marcar y separar un libro de Salmos y Cantos, precisamente por su bajo poder adhesivo las podía pegar y despegar fácilmente.

¡La Máxima!

¡Tierra, tierra! Gritó Rodrigo de Triana desde una de las tres carabelas comandadas por Cristóbal Colón en octubre de 1492. Quien había planeado llegar a las indias en busca de sedas, especies y tesoros, tomando una ruta distinta a otros exploradores rodeando la tierra. Y de hecho llegó sin imaginarse lo inesperado, había descubierto la América. ¡Salve tierra de gracia! Constituyéndose este impredecible suceso el más importante ejemplo de serendipia de la historia.

También en la vida cotidiana acontecen diversos y variadas situaciones de corte serendipico. En la lectura de un libro, en una película, el encuentro con alguien que no veíamos desde hace tiempo o con un amigo o eventos sociales. Donde normalmente surgen conversaciones que nos propician, nos iluminan formas o ideas, oportunidades o hechos que facilitan o permiten la solución de algún problema o conflicto laboral. Por ejemplo, como formar parte de un gran emprendimiento, proyecto o trabajo que deseábamos realizar o tener.

La serendipia es un benevolente obsequio que nos brinda la vida en algún momento y de los cuales podemos experimentar bienestar y dicha. Sobre todo si nos permitimos la apertura a la experiencia de vida con una fluida, positiva y realista actitud. Poniendo en práctica una observación y escucha detenida, una atención plena, la indagación apreciativa, activar nuestra creatividad y talento, establecer relaciones integras de conectividad de alto rango y valores éticos basados en las fortalezas humanas.

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *